Hoy el crimen fue en Granada.

Imagen

 

 

El 19 de Agosto de 1936 Federico García Lorca fue asesinado acusado de espía y homosexual. 

SI MIS MANOS PUDIERAN DESHOJAR 

Yo pronuncio tu nombre
en las noches oscuras,
cuando vienen los astros
a beber en la luna
y duermen los ramajes
de las frondas ocultas.
Y yo me siento hueco
de pasión y de música.
Loco reloj que canta
muertas horas antiguas. 

Yo pronuncio tu nombre,
en esta noche oscura,
y tu nombre me suena
más lejano que nunca.
Más lejano que todas las estrellas
y más doliente que la mansa lluvia. 

¿Te querré como entonces
alguna vez? ¿Qué culpa
tiene mi corazón?
Si la niebla se esfuma,
¿qué otra pasión me espera?
¿Será tranquila y pura?
¡¡Si mis dedos pudieran
deshojar a la luna!! 

Federico García Lorca 

Anuncios

DeseARTE

El arte mide la elasticidad de la mente.

 

Cambiemos de color como en una pesadilla Pop de Andy Warhol.

Imagen

 

Tu mirada oscura, tosca, como pintada por Rembrandt.

 

Imagen

 

Tu luz intensa, invisible, delicada, casi artificial, como si Monet te hubiese pintado sobre sus nenúfares.

 

Imagen

 

 

Tan real como una pera de Cézanne.

 

Imagen


Trece Rosas

Imagen

Trece rosas y sus lamentos

Trece rosas y sus vientos

La sangre resbala sobre sus espinas

La muerte entre sus recuerdos.

La misma daga que arrebató a Lorca

El torrente de sus palabras

El mismo miedo, el mismo pensamiento

El mismo dolor bajo la horca.

El tiempo dormido las recuerda

Ahora que la noche cubre el cielo

Su valor es un grito aterrador.

Trece rosas marchitas

Trece rosas cortadas

Y el dolor de un niño que grita.

Julio Muñoz

En memoria de las Trece Rosas y de todas las víctimas del horror fascista.

Imagen

Las Trece Rosas

Carmen Barrero Aguado (20 años, modista). Trabajaba desde los 12 años, tras la muerte de su padre, para ayudar a mantener a su familia, que contaba con 8 hermanos más, 4 menores que ella. Militante del PCE, tras la guerra, fue la responsable femenina del partido en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.

Martina Barroso García (24 años, modista). Al acabar la guerra empezó a participar en la organización de las JSU de Chamartín. Iba al abandonado frente de la Ciudad Universitaria a buscar armas y municiones (lo que estaba prohibido). Se conservan algunas de las cartas originales que escribió a su novio y a su familia desde la prisión.

Blanca Brisac Vázquez (29 años, pianista). La mayor de las trece. Tenía un hijo. No tenía ninguna militancia política. Era católica y votante de derechas. Fue detenida por relacionarse con un músico perteneciente al Partido Comunista. Escribió una carta a su hijo la madrugada del 5 de agosto de 1939, que le fue entregada por su familia (todos de derechas) 16 años después. La carta aún se conserva.

Pilar Bueno Ibáñez (27 años, modista). Al iniciarse la guerra se afilió al PCE y trabajó como voluntaria en las casas-cuna (donde se recogía a huérfanos y a hijos de milicianos que iban al frente). Fue nombrada secretaria de organización del radio Norte. Al acabar la guerra se encargó de la reorganización del PCE en ocho sectores de Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.

Julia Conesa Conesa (19 años, modista). Nacida en Oviedo. Vivía en Madrid con su madre y sus dos hermanas. Se afilió a las JSU por las instalaciones deportivas que presentaban a finales de 1937 donde se ocupó de la monitorización de estas. Pronto se empleó como cobradora de tranvías, ya que su familia necesitaba dinero, y dejó el contacto con las JSU. Fue detenida en mayo de 1939 siendo denunciada por un compañero de su “novio”. La detuvieron cosiendo en su casa.

Adelina García Casillas (19 años, activista). Militante de las JSU. Hija de un guardia civil. Le mandaron una carta a su casa afirmando que sólo querían hacerle un interrogatorio ordinario. Se presentó de manera voluntaria, pero no regresó a su casa. Ingresó en prisión el 18 de mayo de 1939.

Elena Gil Olaya (20 años, activista). Ingresó en las JSU en 1937. Al acabar la guerra comenzó a trabajar en el grupo de Chamartín.

Virtudes González García (18 años, modista). Amiga de María del Carmen Cuesta (15 años, perteneciente a las JSU y superviviente de la prisión de Ventas). En 1936 se afilió a las JSU, donde conoció a Vicente Ollero, que terminó siendo su novio. Fue detenida el 16 de mayo de 1939 denunciada por un compañero suyo bajo tortura.

Ana López Gallego (21 años, modista). Militante de las JSU. Fue secretaria del radio de Chamartín durante la Guerra. Su novio, que también era comunista, le propuso irse a Francia, pero ella decidió quedarse con sus tres hermanos menores en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo, pero no fue llevada a la cárcel de Ventas hasta el 6 de junio. Se cuenta que no murió en la primera descarga y que preguntó “¿Es que a mí no me matan?”.

Joaquina López Laffite (23 años, secretaria). En septiembre de 1936 se afilió a las JSU. Se le encomendó la secretaría femenina del Comité Provincial clandestino. Fue denunciada porSeverino Rodríguez (número dos en las JSU). La detuvieron el 18 de abril de 1939 en su casa, junto a sus hermanos. La llevaron a un chalet. La acusaron de ser comunista, pero ignoraban el cargo que ostentaba. Joaquina reconoció su militancia durante la guerra, pero no la actual. No fue conducida a Ventas hasta el 3 de junio, a pesar de ser de las primeras detenidas.

Dionisia Manzanero Salas (20 años, modista). Se afilió al Partido Comunista en abril de 1938 después de que un obús matara a su hermana y a unos chicos que jugaban en un descampado. Al acabar la guerra fue el enlace entre los dirigentes comunistas en Madrid. Fue detenida el 16 de mayo de 1939.

Victoria Muñoz García (18 años, activista). Se afilió con 15 años a las JSU. Pertenecía al grupo de Chamartín. Era la hermana de Gregorio Muñoz, responsable militar del grupo del sector de Chamartin de la Rosa. Llegó a Ventas el 6 de junio de 1939.

Luisa Rodríguez de la Fuente (18 años, sastre). Entró en las JSU en 1937 sin ocupar ningún cargo. Le propusieron crear un grupo, pero no había convencido aun a nadie más que a su primo cuando la detuvieron. Reconoció su militancia durante la guerra, pero no la actual. En abril la trasladaron a Ventas, siendo la primera de las Trece Rosas en entrar en la prisión.

Fuente: Wikipedia


Despertar sin decir adiós

Te vimos esperar a que nunca llegara, te escuchamos llorar sin lágrimas, te vimos desparecer entre recuerdos de papel.

Te sentimos.
Y nosotros intentamos recordar y no recordamos. Intentamos averiguar y nos perdimos.
¿Dónde estamos?
Ahora tú te alejas de donde nunca estuviste, ahora yo me quedo aquí, donde soñamos estar, sin ti, sin mí.
Siempre fuimos un nosotros con demasiada gente.


Azul


Se deja llevar por el azul.
Se deja.
Se lleva el dolor con el frío.
Se hiela.
Se tiende sola sobre la hierba.
Se tienta.

Hace volar los suspiros.
Es niebla.
Hace crujir los sentidos.
Es piedra.
Ella es todas, ella es oda.

Es roca y llora.

Es grieta y quema.


Leña

 

 

 

— ¿Nos hacemos leña?
Dijo el árbol caído.
—Yo no puedo, solo soy una flor.

 

 

 

 

 

 

 


Tic, tac.

 

 

Tic, tac.

Un segundo.

El tiempo pasa.

Tic, tac. 

Un minuto.

El tiempo se aleja.

Tic, tac. 

Una vida.

El tiempo agoniza.

Tic, tac.