Renacer




 

Su forma de burlar a la vida era renacer en cada mañana, arrancar una sonrisa a ese ajado rostro que lo miraba fijamente en el espejo antes de que el Sol hiciera acto de presencia en las calles. Los años los llevaba como losas cargadas a su espalda, como musgo que invadía por completo su piel, pero nunca olvidaba el niño que vivía en su interior. Lo recordaba frágil, lo imaginaba feliz, ansioso por seguir creciendo en su interior, entre sus manos. Todas las mañanas se lo decía seriamente;

-Vigila tu vida, no dejes caer a ese niño que duerme entre tus manos, a ese niño que cada día renace con más fuerza para recordarte que aún sigues vivo, que la muerte puede esperar, que éste cuerpo sólo es la carcel.

Todas las mañanas sonreía cuando dejaba atrás el espejo, todos los días los vivía como si fuese el último.

 

Anuncios

Acerca de Julio Muñoz

He escrito tanto sobre mí que poco a poco me estoy convirtiendo en palabras, por eso, búscame en ellas. Ver todas las entradas de Julio Muñoz

2 responses to “Renacer

  • Laura

    Todas la mañanas el espejo me devuelve una imágen que no reconozco y me cuesta convertir ese musgo que me cubre en una enredadera perfumada.
    Al niño que duerme entre mis manos lo acuno con aromas, sabores, voces y amor, para mantenerlo protegido.
    Solo su calor me hace recordar que debo renacer.

  • Rosa

    Me gusta lo que escribes. Me gusta como escribes. Enhorabuena a esa inspiración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: