¿Amor?


 

Lento y humillado camina de rodillas, mostrando su piel, sus entrañas, desnudando sueños y miedos. El amor ha convertido su vida en una constante penitencia, un paso doloroso de Semana Santa. En silencio, entre la oscuridad, camina tras el ser amado, que lo ignora, lo castiga. Cabeza gacha, la mirada ciega, sólo dentro la imagen de su amado, de su verdugo, nada más lo rodea, sólo puede ver sus pies que le indican el camino. Cada paso, cada huella se convierte en una llaga que lacera su piel, sus recuerdos. En cada silencio deja un trozo de él, convirtiéndose en el perfecto amante, el que no respira, el que ya no mira, en nadie. Sólo es de aquel que lo va borrando. Una pertenencia, un laberinto del que no puede huir, del que no quiere escapar.

Anuncios

Acerca de Julio Muñoz

He escrito tanto sobre mí que poco a poco me estoy convirtiendo en palabras, por eso, búscame en ellas. Ver todas las entradas de Julio Muñoz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: